Conviviendo con tu madre (a los +35)

21 octubre 2007

Ayer iba apuradilla de tiempo para coger el tren destino “casa Spich”, pero eso no es algo anómalo que contar en un blog, porque la verdad es que mientras más mayor, más impuntual me vuelvo (esto habrá qeu corregirlo, digo yo U_U) y además otras veces he ido MÁS apurada de tiempo aún y he llegado bien. Pero se ve que no era mi día y el destino, ya sea para proporcionarme un tema sobre el que escribir o bien para darme una lección, no me permitió coger el tren de las 3’35h.

La cosa es que me quedaba menos de media hora y tenía que barrar, tirar la basura, firmar el parte, sacar dinero y pillarme un taxi a la estación donde compraría el billete. Ya pesar de eso, SÉ que me daba tiempo. Pero cuando volví la esquina de la calle para entrar al Duque y plantarme en la parada de taxis… todo cambió.

La cola era larguísima , la más larga que había visto nunca en esa parada. Fue entonces, cuando me despedí del tren de las 3’35 mentalmente, mientras miraba cómo los dos taxis que había en la parada eran ocupados por un triste pasajero cada uno.

Pues bien, servidora se plantó al final de la larga cola en la que cada X tiempo se iba quitando alguien tras hacer la llamada de rigor o haber pensado en un medio de transporte alternativo que, visto lo visto, fuese más eficaz.

Al rato se colocan a mi lado madre e hijo y pronto empiezan a tener prisa. La madre, entre queja y queja del funcionamiento de los taxis en esta ciudad, que antes estaba mejor organizado todo, lo incómodo de la situación y que tenían que haber cogido el autobús (multiplique las qeujas x10 y especialmente la del autobús para tener una idea aproximada), organizaba con el tono chillón de hombre que imita a una vieja de voz especialmente aguda la agenda de su hijo, que tenía pinta de haber mediado la treintena.

Tras media hora de reloj de darle la tabarra y ver (o no) que el hijo no la escucha (no soltó ni un mínimo “sí, mamá) y tras investigar quién iba con quién (para ver los taxis que faltaban) y a dónde iba (para ver si se podían unir) y notar cierta fría indiferencia en el resto de lamenguante cola (señora, que a usted no le tengo que decir donde voy, oiga) decide llamar a la empresa de taxis con el móvil.

Es entonces cuando no consiguen contactar a la primera y el tema dará un giro: de los taxis a los teléfonos prepago de la compañía X que son “un timo y una mierda”. Tras varios intentos de hacerse entender entre gritos (tendría que haber unas interferencias de dos pares) consiguen hablar con alguien de la empresa que le aseguran que sí, que le mandan taxis. La buena señora, hace mientras planes del tipo “pues el primero qeu venga, lo cogemos, que esto no puede seguir así” en voz alta y sin reparo. Al final, consigue liar a una chavalita y la extraña pareja se mete con ella en el taxi (ahorrándose SÓLO dos taxis de espera XDD).

Santa paciencia. O el hijo ha tenido muy mala suerte y no ha podido colocarse en un sitio medio qué (cosa que desmentía la ropa que llevaba puesta) o tiene mucho muchísimo aguante. Yo voto por ponerle un monumento. ¿Quién está conmigo?

Anuncios

2 comentarios to “Conviviendo con tu madre (a los +35)”

  1. Hijo Says:

    Hola, soy el hijo de la señora esta. No sé quién es usted ni por qué escribe sobre mi santa madre en su blog. Me parece indignante que personas como usted se dediquen a hacer esto en lugar de a buscar un novio para su amiga, sí, esa que es tan encantadora.

    Yo soy rico y estoy soltero.

    Usted no me interesa. Su amiga sí.

    Un saludo.

  2. Spich Says:

    Mire, señor hombre. Su madre me estuvo chillando en el oído con su voz horrible durante más de media hora y tenía planes de colarse.

    Nechan, ya te vale, adquiriendo otras personalidades para que te busque novio.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: