Madrugada

24 julio 2008

Los pasos anunciaron su presencia en el descansillo como sólo lo hacen en la soledad de la madrugada y el entrechocar de las llaves confirmaron su llegada a casa. La puerta crujió segundos antes de empezar a abrirse lentamente mostrando su cabeza, que se asomaba por el hueco, calculadora. Entró sin ruido, medio de puntillas. Fue entonces cuando la voz inesperada resonó desde una de las estancias de la casa:

“¿Qué horas son éstas de llegar, mamá?”

Anuncios

Una respuesta to “Madrugada”

  1. Ireninach Says:

    ¡Jajajajajajaja! Me imagino la situación… xDDD


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: