No negocio con vampiros

15 octubre 2008

Y a las 3’30 de la madrugada entró por fin en su cuarto para invertir en sueño unas horas escasas pero merecidas. Lo vio al cerrar la puerta, esperando a que las sombras volvieran con un click del interruptor para retomar el banquete de la noche anterior.

Su recuerdo yace ahora en la marca que mancha el gotelé desgastado de la habitación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: