Despertar

28 agosto 2009

Aviso: Esto, al igual que esta entrada, son ejercicios chungos de Narrativa. No, siento decepcionar al personal, pero todavía no me he vuelto loca 😛

No volveré a repetirlo. Me llevé ¡tres días! con ardores para desintegrar tanto plástico. No es una de las mejores experiencias que puedes tener recién salido de un huevo. La despensa, eso sí, quedó limpia de un lametazo. A la humana se le ocurrió llamarme Tragón. ¿Qué tipo de nombre es ese? Se lo volvió a pensar cuando empecé a gruñir y a resoplar molesto, llenando el cuarto de humo y de olor a quemado. Era una alfombra de algodón rojo trenzado, muy bonita. Todavía siento haberle chamuscado la esquina, pero aún no controlaba mi fuego. La humana tuvo que esconder ese trozo bajo el sofá, echando agua por los ojos para apagar una llamita que se resistía. De todas formas, si no hubiera sido por ese accidente, nunca se hubiese molestado en buscar mi verdadero nombre.

Anuncios

3 comentarios to “Despertar”

  1. Juan Blanco Says:

    ¡Están graciosos! Me recuerdan a Kafka y la cucaracha 😛

  2. Spich Says:

    Gracias! 😀
    Lo realmente gracioso es que precisamente ese libro me dejó traumatizada de pequeña. Y sí, a mí también me lo recuerda… tanto, que me he vuelto a sacar el libro de la biblioteca para comparar y darle de camino una segunda oportunidad XD

  3. Jesu Says:

    Viva la mediamorfosis… digo… ¡la Metamorfosis! (tanto estudiar Teoría de la Violación tiene sus efectos terciarios).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: