A medida que el verano va deshaciéndose como un helado al sol y los días de agosto van evaporándose, los proyectos para el nuevo curso (que es cuando empieza mi año) van tomando forma.
Sólo queda echarle un poquito de paciencia. Seguiremos informando 😉